Por la señal de la Santa Cruz…

JESÚS MAESTRO DIVINO, ENSÉÑANOS A AMAR COMO TÚ AMAS.

ACTO DE CONTRICIÓN:

Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser Tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberte ofendido, propongo firmemente no pecar más, confesarme, cumplir la penitencia que me sea impuesta y apartarme de todas las ocasiones de pecado.
Te ofrezco Señor, mi vida, obras y trabajos, en satisfacción de mis pecados, confío en tu Misericordia infinita que me los perdonarás y me darás gracia para enmendarme y perseverar en tu santo servicio hasta el fin de mi vida.  Amén.

MISTERIOS GLORIOSOS
(Miércoles y domingos)

 

1er. Misterio – La Resurrección del Señor (cfr. Mt. 28:1-8, Lc. 24:36)

En la contemplación de Jesús Resucitado descubrimos de nuevo las razones de nuestra propia fe. (cfr. Carta Apostólica – Rosario de la Virgen Maria – punto 23).

 

Pedimos la alegría de la resurrección.

 Padre Nuestro...

  1. María Santísima experimentó el intenso gozo de ver a su Hijo resucitado.

  2. Magdalena y las otras mujeres fueron al sepulcro. 

  3. Un ángel les dijo: “el crucificado no está aquí, ha resucitado”. 

  4. “Vayan enseguida a decirlo a los discípulos”. 

  5. En el camino encontraron a Jesús que les dijo: “Dios las guarde”. 

  6. “No teman, digan a mis hermanos que vayan a Galilea, ahí me verán”. 

  7. Ellas fueron de prisa a comunicar el mensaje a los apóstoles pero no les creyeron. 

  8. Se parece a 2 de los discípulos en el camino a Emaus.

  9. Ellos lo reconocieron al partir el pan

  10. Luego Jesús se presentó en medio de sus discípulos y les dijo: “La paz sea con ustedes”.​

 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos, Amén.

           

JESÚS MAESTRO DIVINO…

ENSÉÑANOS A AMAR COMO TÚ AMAS.​​

MARÍA, MADRE Y REINA NUESTRA…

PROTEGE NUESTRO HOGAR Y NUESTRA FAMILIA.

2º Misterio – La ascensión del Señor – (cfr. Hech. 1: 6-11)

La gloria de la Ascensión establece a Cristo a la derecha del Padre. (cfr. Ef. 1:20)

 

Pedimos el deseo de llegar al cielo.

 

Padre Nuestro...

 

  1. Jesús llevó con Él a sus discípulos al Monte de los Olivos.

  2. Y les dijo: “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo” 

  3. “Que vendrá sobre ustedes”.

  4. “Y seréis mis testigos hasta los confines de la tierra”.

  5. Mientras los bendecía fue levantado al cielo.

  6. Y una nube lo oculto.

  7. Aparecieron 2 ángeles diciéndoles: “ ¿qué hacen allí mirando al cielo?”

  8. “Jesús vendrá como lo han visto subir”.

  9. Los discípulos regresaron a Jerusalén y perseveraban la oración con María, la madre de Jesús.

  10. Jesucristo está para siempre a la derecha del Padre

 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos, Amén.

           

JESÚS MAESTRO DIVINO…

ENSÉÑANOS A AMAR COMO TÚ AMAS.​​

MARÍA, MADRE Y REINA NUESTRA…

PROTEGE NUESTRO HOGAR Y NUESTRA FAMILIA.

3º Misterio – la venida del Espíritu Santo – (Hechos 2: 1-14 y 2-4)

 

Contemplemos a la Iglesia como una familia reunida con María Santísima, avivada por la efusión impetuosa del Espíritu Santo y dispuesta para la misión evangelizadora. (cfr. Carta Apostólica – Rosario de la Virgen María – punto 23)

 

Pedimos sus dones

 

Padre nuestro...

 

  1. Al llegar el día de Pentecostés estaban todos reunidos con María Santísima.

  2. De repente vino del cielo un ruido.

  3. Como el de una ráfaga de viento impetuoso.

  4. Que llenó toda la casa en la que se encontraban.

  5. Aparecieron unas lenguas como de fuego.

  6. Que se postraron sobre cada uno de los presentes.

  7. Y quedaron llenos del Espíritu Santo 

  8. Había en Jerusalén hombres de todas las naciones.

  9. Que se llenaron de asombro al oír a los Apóstoles hablarles a cada uno en su propia lengua. 

  10. Pedro les dijo: “Conviértanse, háganse bautizar y recibirán el Don del Espíritu Santo.

 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos, Amén.

           

JESÚS MAESTRO DIVINO…

ENSÉÑANOS A AMAR COMO TÚ AMAS.​​

MARÍA, MADRE Y REINA NUESTRA…

PROTEGE NUESTRO HOGAR Y NUESTRA FAMILIA.

4º Misterio – La Asunción de nuestra Señora. – (cfr. Carta Apostólica Rosario de la Virgen Maria – punto 23) – (cfr. Letanías – Agrupación)

 

La Inmaculada Madre de Dios siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la Gloria. (Dogma Papa Pio XII)

 

Pedimos la gracia de una buena muerte.

 

Padre Nuestro...

 

  1. La Madre de Dios está unida estrechamente a su Divino Hijo.

  2. Participa siempre con El de sus Misterios.

  3. María fue preservada de la corrupción de su cuerpo por los méritos de Cristo 

  4. Su vida terrenal concluye con la glorificación de su cuerpo virginal.

  5. María es llevada al cielo en cuerpo y alma 

  6. La gracia de la Asunción es especial privilegio de Ella 

  7. María, desde el cielo intercede siempre por nosotro 

  8. Nos da la esperanza de alcanzar la futura y perenne felicidad.

  9. Madre de Dios y Madre nuestra te ofrecemos nuestra devoción y nuestro amor.

  10. Acompáñanos siempre en el camino de nuestra vida

 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos, Amén.

           

JESÚS MAESTRO DIVINO…

ENSÉÑANOS A AMAR COMO TÚ AMAS.​​

MARÍA, MADRE Y REINA NUESTRA…

PROTEGE NUESTRO HOGAR Y NUESTRA FAMILIA.

 

5º Misterio – La coronación de Maria Santísima como Reina de cielos y tierra. (cfr. Letanías Agrupación)

 

Una gran señal apareció en el Cielo: una mujer vestida de sol con la luna a sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza. (Apoc. 12:1)

 

Pedimos la gracia de la perseverancia final.

 

Padre Nuestro………..

 

  1. María Santísima es coronada de Gloria.

  2. Resplandece como Reina de los ángeles y los santos. 

  3. Es Reina de los Ángeles porque es más excelsa que ellos 

  4. Les aventaja en dignidad porque es Madre del Verbo Divino. 

  5. Por su singular humildad es Reina de todos los santos. 

  6. Maria es el modelo más perfecto de santidad después de Jesús 

  7. Es lo que nos propone la Iglesia cuando la invoca como Reina de todos los santos.

  8. Celebremos su Soberana Realeza aclamándola Reina de la Iglesia.

  9. Por María alcanzamos de Dios la virtud y la santidad.

  10. Ella es Madre, Reina, Medianera y Protectora nuestra.​

 

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos, Amén.

           

JESÚS MAESTRO DIVINO…

ENSÉÑANOS A AMAR COMO TÚ AMAS.​​

MARÍA, MADRE Y REINA NUESTRA…

PROTEGE NUESTRO HOGAR Y NUESTRA FAMILIA.