NIÑOS ESPONJA DE 0 A 5 AÑOS

El Norte Viven tiempo ideal de aprendizaje y formación nutricional

Andrea Menchaca Monterrey, México (19/4/2008).- Si tus hijos menores de 6 años tuvieran una reunión con sus amigos y pudieran ir al supermercado, ¿qué comprarían?

La respuesta de un estudio publicado recientemente en Archives of Pediatriatics and Adolescent Medicine es para quedarse helado: el 28 por ciento compraría cigarros y el 62 por ciento vino y cerveza.

Ésta es sólo una prueba de cómo las figuras paterna y materna son cruciales en esta etapa de la vida infantil, en la que los niños basan su aprendizaje en la imitación.

La observación del comportamiento adulto, especialmente el paternal, puede influir en que los niños de preescolar, por ejemplo, vean el beber y el fumar como apropiado en situaciones sociales, concluyen los autores.

Esta etapa en la vida de un niño es crucial para su formación, tanto que la UNICEF incluye actividades para el desarrollo en la primera infancia en todos sus programas.

"Los niños y niñas que reciben protección y cariño durante su primera infancia tienen más probabilidades de sobrevivir y crecer saludablemente, de padecer menos enfermedades y trastornos, y de desarrollar al completo sus aptitudes cognitivas, lingüísticas, emocionales y sociales", señala el organismo en su sitio de internet.

Pero, ¿por qué el niño aprende todo más fácilmente durante esta etapa?

La razón está relacionada con el desarrollo del cerebro del niño durante sus primeros años de vida.

Jesús Amaya, especialista en educación, explica que éste es un período crítico de crecimiento dendrítico en el cerebro.

Esto significa que las dendritas, que son prolongaciones ramificadas de la neurona que reciben información de otras neuronas, tienen mayor crecimiento.

"De los 0 a los 5 años, quizá hasta los 8 años", especifica, "entonces es donde el niño adquiere más fácilmente el proceso de aprendizaje".

Si bien asimilan los conocimientos más rápido, los especialistas señalan que no por eso hay que presionarlos para que aprendan a leer, escribir o hablar en otro idioma.

"El cerebro requiere madurez para poder adquirir conocimientos, sobre todo abstractos", indica Amaya.

Hasta los 5 años es la etapa preoperatoria, explica, en la que el niño aprende en forma concreta a través del manejo de objetos y el proceso de la lectura es abstracto.

"Antes, en preescolar, el desarrollo era lenguaje, socialización, juegos, psicomotricidad. Eso ya ha quedado rezagado, ahora viene un proceso académico de mucha presión".

Amaya dice que someter a los niños a esta presión les puede ocasionar problemas de depresión, ansiedad, gastritis y estrés.

Así lo demostró el estudio de KidsHealth el año pasado, en el que 4 de cada 10 niños dijeron sentirse estresados la mayor parte del tiempo por tener demasiadas tareas que realizar.

La psicóloga clínica Patricia Zavala indica que en esta etapa es suficiente con que el niño disfrute su educación escolar.

"Las bases que queremos sentar en los primeros 5 años son las que les permitan ser felices, no tanto que les permitan ser un genio".

¿QUÉ PROMOVER EN ESTA ETAPA?

DISCIPLINA

Los especialistas hicieron especial énfasis en que en esta etapa los papás deben de poner límites y reglas a los niños.

La psicóloga María de los Ángeles Heftyé, especialista en educación, habla de familias democráticas, donde haya una estructura amorosa, pero con límites explicados.

"Los niños necesitan afecto y sí necesitan libertad, pero una libertad que puedan manejar y hasta ahorita, ningún niño sabe manejar si no le pones los límites".

AMBIENTE SEGURO

El niño debe vivir en una familia donde no haya abuso y violencia, en donde haya estabilidad, cariño y respeto, ya que en los primeros años es cuando el niño aprende a comportarse socialmente y a construir su identidad sexual.

"Una de las teorías marca que en nuestras relaciones de pareja nosotros repetimos lo que vivimos en nuestras relaciones infantiles", explica Zavala.

"También le va a servir para identificarse como hombre o mujer y para construir la idea de lo que es lo masculino y lo femenino".

LENGUAJE

Amaya dice que el niño debe estar escuchando un vocabulario rico, lleno de palabras, de cuentos e historias para que desarrollar el lenguaje.

"Que la mamá utilice el medio ambiente que rodea al niño como un proceso de aprendizaje, de estimulación natural".

Si los papás quieren que aprenda otro idioma no deben de estresarse porque lo haga antes de los 5 años, pueden fomentarlo de forma natural.

"Escuchando canciones en inglés o francés, que escuche historias en inglés, viendo los dibujos", ejemplifica.

TIEMPO DE JUGAR

El niño tiene que estar en interacción con otros niños, donde haya juegos y cantos.

Heftyé dice que jugar aparentemente es sólo diversión, pero en realidad está aprendiendo a tener reglas sociales, a convivir, ser creativo y colaborar.

Amaya agrega que los niños no deben de pasar tanto tiempo en la televisión o estar en la computadora, ya que esto genera problemas de interacción interpersonal al llegar a la escuela.

"Son niños sumamente egoístas, poco tolerantes a la frustración, poco tolerantes a la relación humana; entonces, son niños más agresivos, impulsivos y violentos".

ESPIRITUALIDAD

El niño tiene que acompañar a los papás a los momentos religiosos que le correspondan a su fe, aprendiendo que debe ceder y tener un tiempo de sosiego.

"Recomiendo que los papás antes de dormir al niño lo acompañen a la cama, le lean una pequeña historia y que antes de dormir haga una pequeña oración, porque eso genera paz", sugiere Amaya.

También hay que ayudarlo a conocerse a sí mismo platicando con él, no sólo de lo que hicieron sino también de cómo se sienten.

"Interrogar no es platicar, porque muchos papás creen que platicar con el hijo es preguntarle '¿qué hiciste?, ¿qué viste?, ¿qué aprendiste?' Eso es un interrogatorio que hace que el hijo se cierre", dice Zavala.

84 vistas